Robocop: el corazón de Detroit

Recupero un artículo sobre el «Robocop» de 1987 y Paul Verhoeven que realicé para AS Geeks y que se publicó en 14 de agosto de 2013

Con la vista puesta en el estreno del remake de Robocop a principios de 2014, os traemos nuestra visión de la película original, que no solo escribió un memorable capítulo en el género de la ciencia ficción, también lanzó un mensaje de lo que estaba por venir, cual oráculo de la modernidad.

 ”…ese tipo, Laser, hace esto cada vez que coge a uno de los malos…”

Robocop, de la basura a la pantalla

robocop_1_critica_blade_runner_asgeeks.jpgLa idea inicial de uno los guionistas, Edward Neumeier (Starship Troopers), surgida tras ver un poster de Blade Runner, fue una película sobre un policía que cazaba robots. Al final, junto a Michael Miner, la idea derivó en un robot policía. La unión de esas dos palabras clave les dio además el nombre de su personaje: Robocop.
La trama les llevó mucho más allá de una simple película de acción, algo de lo que afortunadamente se dio cuenta la mujer del director Paul Verhoeven (Desafío Total, Instinto Básico) cuando este ya había tirado el guión a la papelera (muy disgustado, según cuenta él mismo en los extras del film) Y es que, lo que inicialmente estuvo muy cerca de ser una película de serie B (solo hay que ver lo mal que han envejecido los efectos especiales, muy recurrentes a la animación stop-motion), se convirtió en un taquillazo para Orion Pictures, que fue la productora que la llevó a cabo, en una inercia de éxitos para ellos tras los obtenidos con Amadeus o Platoon. El rodaje tuvo lugar en su mayoría lejos de Detroit: Pittsburgh, la ciudad acerera (para las escenas industriales) y Dallas (por ejemplo, el supuesto ayuntamiento es el de esta ciudad de Texas) El estreno tuvo lugar en julio de 1987.

robocop_1_critica_detroit_asgeeks.jpg
Detroit… Red Wings, Pistons, Tigers, Lions, los Kiss, el house… y donde apenas filmaron Robocop.

Para que os vayáis poniendo en situación, aquí tenéis un fragmento de la banda sonora, del grandísimo Basil Poledouris:

La ambición es la corrupción de los poderosos

Como adelantándose a los hechos actuales, la ciudad de Detroit, en bancarrota, acaba inmersa en la dinámica de una corporación, la OCP (Omni Consum Produts) Dicha empresa ha ido inoculándose, poco a poco, en varios niveles de la gestión y la vida diaria de la ciudad, favoreciendo soterradamente el malestar de la ciudadanía para aparecer como su salvadora. En concreto, el departamento de policía, gestionado por la OCP, ha ido viendo reducido su presupuesto y personal hasta niveles críticos, por lo que el nivel de criminalidad es desbordante.

Os diré lo que debemos hacer: ir a la huelga: ¡que se jodan!

Y en ese punto es donde la OCP, con nuevos productos robóticos desea entrar. Para ganar muchísimo dinero a costa de los subyugados ciudadanos de Detroit. Y eso solo como parte de un plan mayor, que implica algo también conocido en nuestros tiempos: la recalificación de terrenos, en este caso para construir la ciudad del futuro: Delta City.

robocop_1_critica_jones_ed209_asgeeks.jpg
“… y mi prototipo además tiene incorporado un grifo de cerveza, justo aquí…”

Las investigaciones de esta corporación le llevan al desarrollo de robots autómatas, como el ED-209, que no acaban de convencer al jefe máximo, “el viejo” (Dan O’Herlihy, Starfighter: La Aventura Comienza, El gabinete Caligari), como es conocido por sus subordinados, que da una oportunidad a un arriesgado proyecto que le presenta el ejecutivo Bob Morton (Miguel Ferrer, Traffic, Twin Peaks)

– ¿Cuándo empezamos? – Tan pronto como algún imbécil se presente voluntario

La necesidad de un cuerpo humano para el experimento hace que los caminos de Morton, el agente Alex J. Murphy (Peter Weller, Dexter, Las Aventuras de Buckaroo Banzai) y la banda de delincuentes encabezada por Clarence Boddicker (Kurtwood Smith, Aquellos maravillosos 70, Fortaleza infernal) se encuentren. La consecuencia es el nacimiento de Robocop, un policía mitad hombre, mitad robot. La avanzada tecnología incorporada hace del nuevo agente de la comisaría del distrito Metro West un as en manos de la ley y el orden.

robocop_1_critica_tienda_asgeeks.jpg
“Da gracias que te he cogido de ahí y no de otro sitio…”

Un nuevo agente en las calles

Titanio y kevlar componen la armadura que le protege, y la informática y sensores implantados le dan unos reflejos y puntería sobrehumanos. Por delante, una tarea muy dura enfrentándose tanto a la banda de Boddicker, con villanos como Emil Antonowsky (Paul McCrane, Urgencias) o Leon Nash (Ray Wise, Twin Peaks), como al poder establecido por la OCP. Su gran apoyo será Anne Lewis (Nancy Allen), la que había sido compañera de Murphy antes del tiroteo que cambia su vida para siempre.

robocop_1_critica_boot_asgeeks.jpg
“¿Llevará un disquete de arranque o se inicia desde disco duro?”

Pero la parte humana remanente en Robocop es mayor de lo que imaginaban sus creadores, que creían haberle borrado la memoria por completo. Poco a poco resurgen recuerdos, que le llevan a hacerse muchas preguntas, entre ellas la ya clásica “¿quién soy?” en las películas en que la robótica sobresale, en línea con los pensamientos de Isaac Asimov. En ese momento se intentará liberar de sus cadenas, para emprender un retorno a sí mismo.

Como decíamos, los paralelismos con la sociedad actual son más que patentes, tal como sucedería algo después en otra película de Verhoeven, Desafío Total. La degradación de la persona, que ve todas sus necesidades cubiertas, como vemos en los momentos televisivos que inserta el director (mítica la frase “las compraría por un dólar”), o la importancia que se conceden a sí mismas las corporaciones empresariales o económicas, haciendo y deshaciendo a su antojo sin que les importen lo mínimo las personas. Lacras modernas, razonadas desde la ciencia ficción, que lleva dando avisos desde hace mucho tiempo, pero que no tienen eco en nuestro mundo. Podría decirse que son casos de juliovernesismo.

Paul Verhoeven y su fórmula del éxito en Hollywood

En lo cinematográfico, Verhoeven trata de suplir la escasez de presupuesto con planos más cerrados y centrando la atención en algo bastante presente en su filmografía: la violencia. Sin llegar a las cotas bizarras de Los Señores del Acero, o la visceralidad de Starship Troopers, creó una película no solo calificada “R” en USA sino que, por la carga y crítica política presente, y mal entendida en su momento en el país de las barras y las estrellas (por su consabida y complicada moralidad), fue bastante criticada. Eso originó posiblemente un componente viral que llevó a Robocop a ser un gran éxito, que tuvo dos continuaciones en el cine, series en televisión, también de animación, con un componente de marketing muy elevado.

No podíamos dejar de volver a citar a Basil Poledouris, por desgracia, desaparecido con tan solo 61 años en 2006. El artífice de la banda sonora de Conan El Bárbaro o Amanecer Rojo, que ya había trabajado para Verhoeven en Los Señores del Acero, se enfrentó al reto de musicalizar una película de ciencia ficción, género donde muchos ya habían hecho tendencia por el uso intensivo del sonido de sintetizadores. Él, por contra, consiguió acoplar el sonido sintético perfectamente a instrumentos y esquema clásicos, dando apoyo y no siendo protagonistas. Así, momentos como el del principio del artículo (cuando Robocop hace su primera salida a patrullar), han quedado en la memoria de todos los aficionados.

robocop_1_critica_murphy_lewis_asgeeks.jpg
Una de las grandes parejas de la historia del cine, Murphy y Lewis.

En el casting, las opciones para encarnar al protagonista pasaron por Arnold Schwarzenegger o Rutger Hauer, pero tras las pruebas con la máscara que debían llevar, fueron descartados. Además, la delgadez de Peter Weller le ayudaba a moverse en el incómodo traje (al estilo de C3PO) Aún así, en todas las escenas que lo permitían, Weller se quitaba partes del traje (como cuando aparecía en el coche, donde solo llevaba la parte superior de la armadura). Stephanie Zimbalist (recién cancelado Remington Steele) fue la primera opción para el personaje de la agente Lewis, pero la posibilidad de que la serie que protagonizaba junto a Pierce Brosnan volviese, hizo imposible su incorporación. Viendo el carácter aportado por Nancy Allen, brava y fuerte, debemos agradecer ese inconveniente.

Como curiosidad, antes de terminar, hace unos meses concluyó una iniciativa de crowdfunding para construir una estatua de Robocop, como reflejo del espíritu de lucha que tanto necesita Detroit, la otrora Motor City. Dicha iniciativa fue exitosa, y la estatua se iba a terminar estos días. Sin embargo, el alcalde de la ciudad no quiere ceder ningún espacio público para su colocación, con el consiguiente disgusto para la ciudadanía de esta ciudad del estado de Michigan. Esperemos que se resuelva, sería algo muy simbólico, en un momento crítico para Detroit, con un monumento parecido al erigido en honor al oscarizado Rocky que hay en Philadelphia.

Robocop es, en conclusión, un clásico del cine fantástico y de ciencia ficción, con una carga y mensaje que invitan a la reflexión, sobre todo en días como los que estamos viviendo.

Tráiler original (en inglés):

Por cierto, y de cara al próximo remake, por si queréis conocer los productos de Omnicorp, aquí tenéis su web: http://www.omnicorp.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s